Optogenética y cerebro, “iluminando” el sexo y la violencia

jovios 12 Septiembre, 2014 1
Optogenética y cerebro, “iluminando” el sexo y la violencia

Para los neurocientíficos, el cerebro es el organo más complejo que existe en el universo. Esta afirmación no proviene sólo de una fascinación fetichista por este trozo de la naturaleza, sino también por el familiar vértigo que experimentamos continuamente al explorar un terreno con tan inmensa cantidad de detalles que no comprendemos y que sospechamos existen por algo y para algo.

En esta entrada, mi primera para el portal “Mapping Ignorance” (cátedra de cultura científica de la Universidad del País Vasco) intento transmitir qué significa esta complejidad del cerebro, con sus regiones, neuronas, conexiones, moléculas y fenómenos emergentes. De paso, exploramos una innovación metodológica que está muy de moda actualmente en la neurociencia, la optogenética, sus méritos y limitaciones, y un par de ejemplos de cómo está permitiendo identificar la función de los bloques que constituyen el cerebro en comportamientos determinados (en este caso, relacionados con el sexo y la violencia).

Seguir leyendo en “Optics meets genetics to unravel the brain: the case of sex and aggression” (Mapping Ignorance)

mapa conectividad corteza frontal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen: Mapa de conectividad de la corteza frontal. Crédito: Averbeck (2008)

 

 

Mapa conectividad de la corteza frontal